¿Qué es el sexting?

El sexting es una práctica sexual que consiste en el envío de mensajes, fotografías y/o vídeos de contenido personal, sexual y erótico, mediante el teléfono móvil u otro dispositivo eléctronico, a través de aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales o correos electrónicos. El nombre «sexting» es un acrónimo del inglés, de las palabras «sex» y «texting», es decir, sexo y envío de textos. En español, se puede utilizar también el término sexteo, pero, es menos habitual.

La primera aparición de este término data de 2005, desarrollándose a través de mensajes de texto por SMS, es decir, servicios de mensajería instantánea. Más adelante, con la evolución de los teléfonos móviles, se comenzó a realizar envíos de fotografías y vídeos. Habitualmente, esta práctica se realiza en pareja, y, de modo bilateral.

Se trata de una actividad muy extendida entre la gente joven, habiendo un alto porcentaje de menores de edad que lo practican. En este artículo, vamos a hablar de todos los peligros que existen con la práctica del sexting. Asimismo, haremos especial hincapié, en las causas fundamentales que llevan a realizar sexting a las personas. Por último, analizaremos una serie de recomendaciones para realizar sexting de forma segura.

El Sexting

Peligros del sexting

El sexting es una práctica muy peligrosa si no la realizamos correctamente, ya que puede dar lugar a numerosos problemas futuros. Muchas personas, ya sea por inconsciencia, imprudencia o desconocimiento realizan «sexting» sin pensar en las consecuencias que pueden surgir más adelante. Por ello, a continuación puedes ver los principales problemas del sexting.

Desconocimiento e incapacidad de ver el riesgo

El principal problema del sexting es la incapacidad de ciertas personas para ver el riesgo que existe en esta actividad. En determinadas ocasiones, mucha gente no es consciente de que el envío de contenido online puede acabar terminando en cualquier sitioAl final, realizar cualquier actividad sexual de manera irresponsable, insensata o descuidada, puede dar como resultado grandes preocupaciones.

Asimismo, debido al uso continuado de esta actividad, se puede dar el caso de que tomemos menos precauciones. Dicho de otro modo, cuando practicamos sexting con frecuencia con diferentes personas, podemos realizarlo de manera incorrecta, exponiendo nuestras fotos privadas, y, las de la otra persona. 

Sextorsión

Se denomina sextorsión o extorsión sexual el chantaje derivado de cualquier actividad sexual, siendo la principal amenaza que se realiza, la publicación y difusión de contenido privado de una persona. Cuando enviamos fotografías o vídeos personales a terceros, debemos ser conscientes de que no controlamos lo que esa persona pueda hacer con ellos en un futuro.

En estos casos, es habitual que la persona que nos amenaza, nos obligue a pagar una cantidad de dinero y/o a seguir enviando contenido para evitar que publique las fotos y vídeos. En estos casos, nos debemos poner en contacto con la policía y no entrar en un bucle de amenazas que puede ser infinito.

Filtraciones

Otro problema que puede surgir con el sexting y que puede ir acompañado de la sextorsión es la filtración de nuestro contenido privado. Debemos tener en cuenta, que el hackeo de dispositivos electrónicos es un enorme problema a día de hoy. Cualquier aparato conectado a la red de internet está en disposición de ser hackeado.

Por tanto, se puede hackear tanto nuestro teléfono móvil y correo electrónico, como el de la persona a la que hemos enviado las fotografías. Asimismo, es posible hackear páginas web, redes sociales y servicios de mensajería.

Incluso, hay que tener en cuenta el posible robo o sustracción del dispositivo.

Grooming

El grooming, child grooming o engaño pederasta es una de las prácticas online más perseguidas en la actualidad. La persona adulta que practica grooming busca, mediante una serie conductas, engaños y mentiras, entablar una amistad con un menor de edad, ganándose su confianza para abusar sexualmente de él.

El problema del sexting es que los menores no son conscientes de lo que están haciendo, al no tener control alguno sobre la situación. Para poder impedir que esto suceda es necesario que haya una fuerte comunicación entre el menor y sus padres/tutores. Asimismo, si se descubre cualquier tipo de comportamiento pederasta en una persona a través de internet, se debe comunicar a la autoridad pertinente.

Catfishing

El catfishing hace referencia a la suplantación de la identidad de una persona por internet, ya sea en redes sociales o en páginas para conocer gente, con la intención de ligar. Esta práctica se ha extendido mucho, y, desde las redes sociales y aplicaciones para ligar se intenta combatir, aumentando las verificaciones necesarias para crear el perfil.

Dentro de este peligro, debemos incluir también la falsificación de datos por internet. Con esto, queremos hacer referencia a la alteración de datos por beneficio propio, como puede ser el cambio de edad de la persona en un determinado perfil social o aplicación. Esto suele realizarse habitualmente para encontrar perfiles de edad similar.

Cuando tengamos dudas sobre la veracidad de un perfil es preferible no continuar con la conversación, o, comunicarle a la persona con la que estamos hablando este hecho, para que, si lo desea y puede, pueda demostrar que es realmente la persona con la que hablamos.

Cambios en el futuro

El sexting es una práctica muy habitual en parejas, pero, ¿qué ocurre cuando esa pareja se convierte en ex-pareja? Existe un enorme problema de difusión de contenido privado de ex-novios y ex-novias tras la ruptura. Normalmente, las rupturas de pareja no son momentos fáciles, ya que se termina una relación que puede haber durado mucho tiempo.

En esos momentos puede aparecer rencor, resentimiento e inquina hacia la otra persona, llevando a la divulgación de contenido privado. Asimismo, es posible que no se realice en ese momento, pero, que tengamos miedo de que pueda producirse en un futuro.

Por ello, es recomendable que las imágenes y vídeos que se graban para nuestra pareja se eliminen pasados unos días. En caso de no hacerlo y que se produzca una ruptura, se debería borrar todo el contenido por ambas partes, evitando de este modo problemas futuros.

Causas del sexting. ¿Por qué se practica sexting?

Una vez conocidas los peligros principales que pueden existir de no realizar de un modo seguro el sexting, vamos a analizar las diferentes causas que han llevado a que esta práctica se haya extendido de manera exponencial en los últimos años.

El Sexting en pareja

Confianza en la otra persona

La principal causa para practicar «sexting» es la existencia de una confianza muy alta con una persona. La confianza es la base de cualquier relación. A la hora de mantener una relación con alguien se experimenta probando, ya sea mediante prácticas sexuales diversas como el BDSM, o, mediante la utilización de juguetes eróticos como los vibradores con mando.

Por ello, el sexting es una forma de compartir una experiencia con tu pareja de un modo diferente. Además, el sexteo permite la utilización simultánea de juguetes, por ejemplo, el succionador de clítoris en las mujeres y los masturbadores masculinos en los hombres.

Espontaneidad​

Una de las causas principales de la aparición del «sexting» es la espontaneidad producida por poder practicarlo en cualquier lugar, solamente necesitando un teléfono móvil y conexión a internet. El hecho de que los móviles tengan cámara, y, que las aplicaciones de mensajería permitan las videollamadas, ha ayudado al crecimiento de esta práctica sexual.

Contexto cultural y mente abierta

En la actualidad hay menos tabúes con respecto al sexo, siendo la gente mucho más abierta y menos impresionable. Asismismo, existe entre la gente joven un marcado culto al cuerpo, a la exposición personal y al deseo sexual, por lo que el sexting y la publicación de contenido erótico en redes sociales ha aumentado.

Webs y aplicaciones para conocer gente

El uso del sexting está muy extendido en webs y aplicaciones para ligarEso sí, esta práctica puede dar lugar en ciertos momentos a situaciones incómodas con personas desconocidas. Por lo tanto, es recomendable que haya cierta confianza, para de este modo, evitar problemas futuros.

Dentro de este punto debemos hacer mención a las páginas web de «modelos webcamer eróticas». Los webcamers son personas que se dedican a generar ingresos, a través del vídeo chat sexual y erótico. Se podría entender esto como una especie de sexting.

Autoeliminación de imágenes y vídeos

Muchas aplicaciones y redes sociales permiten el envío de contenido privado autoeliminable, que favorece la realización del «sexting». Una de las principales aplicaciones que desarrollo este sistema fue Snapchat, y, a día de hoy, otras como Instagram también cuentan con esta función. Además, estas aplicaciones mandan una notificación a la persona, si se realiza una «Screen Capture» o captura de pantalla.

Por otro lado, WhatsApp permite la eliminación de mensajes y contenido de una conversación. Eso sí, es posible realizar una copia del contenido antes de que se elimine, por lo que no es la mejor aplicación para hacer «sexting». Según nuestra experiencia, la mejor opción para practicar sexting en pareja es Snapchat.

Presión social

Uno de los motivos por los que mucha gente hace «sexting» es la presión social a la que se ven sometidos, ya sea por su pareja, por un desconocido, o, por sus amistades. Se debe entender la presión social como uno de los motivos que más daño puede generar en una persona, ya que no es ella la que toma la decisión real de hacerlo.

En el caso de que nos sintamos presionados para enviar contenido, ya sea porque nos lo pide nuestra pareja, porque lo hacen nuestros amigos y conocidos, o, porque lo hace un desconocido para quedar con nosotros, debemos decírselo a la otra persona. Al final, la comunicación es la base para entenderse con alguien. Además, si un desconocido nos manda algo sin pedírselo, no nos tenemos que sentir obligados a enviárselo nosotros, aunque nos lo quiera exigir

Relaciones a distancia

A día de hoy, muchas parejas viven una relación a distancia, al trabajar y/o estudiar en diferentes ciudades, haciendo que el contacto personal sea menor al deseado. El sexting, en este caso, sirve como sustitutivo, permitiendo a la pareja vivir una experiencia de manera conjunta. Además, como hemos mencionado anteriormente, el «sexting» se puede combinar con el uso de juguetes sexuales.

Consejos y recomendaciones sobre el sexting

Una vez vistos los principales peligros derivados del «sexting», y, las principales causas y motivos para realizarlo, vamos a mostrar una serie de recomendaciones y consejos para practicar sexting de forma segura.

No envíes nunca nada bajo presión

El principal consejo que podemos ofrecer es que no envíes nunca fotografías o vídeos íntimos bajo amenaza o coacción. No hagas nada que no quieras hacer. Si te insisten para que lo hagas, siempre puedes bloquear el perfil, el número de teléfono o el correo de dicha persona. En caso de continuar presionándote, ponlo bajo el conocimiento de la policía, emitiendo una denuncia.

No intercambies fotos íntimas

El objetivo del sexting no es el intercambio de fotos eróticas personales y vídeos con desconocidos para poseer una colección, sino el erotismo sexual desprendido de la conversación. Por tanto, la práctica del sexting debe hacerse con personas de confianza, teniendo siempre precaución con quien lo realizamos.

No publiques fotos íntimas que no quieres que vea cualquier persona

Si existe cierto contenido que quieres que solo lo vean ciertas personas de confianza, envíaselo únicamente a esas personas, y, no lo publiques para que lo vean o capturen otras. Ciertas aplicaciones permiten segmentar el contenido, siendo visible solo para las personas que deseemos.

El uso del contenido erótico personal no debe ser para generar likes y me gustas en redes sociales, sino que debe realizarse únicamente porque queremos compartir dicha publicación.

No reenvíes contenido de otras personas

Nunca reenvíes el contenido que te mandan otras personas, ya que es un contenido privado que te ha llegado a ti. Si todo el mundo hiciese esto, uno de los principales problemas del «sexting» se acabaría, ya que no existiría el reenvío de contenido. Por eso, debemos poner nuestro grano de arena en no compartir contenido privado de otras personas. Además, el envío de contenido personal es un delito penado por la ley.

En este punto, debemos considerar que si nos llega contenido privado de otras personas a través de terceros, debemos eliminar dicho contenido y no viralizarlo. Asimismo, la difusión de ese contenido debe comunicarse a la policía.

Borra el contenido y pide que lo borren

Borra el contenido de tus conversaciones de «sexting» y pide a la otra persona que también lo haga. Esto evitará que en un futuro pueda haber tensiones en caso de ruptura de la relación, así como disminuirá el riesgo de posibles filtraciones. Además, como hemos dicho anteriormente, se aconseja el uso de aplicaciones de autoeliminado de contenido.

Mantén tu dispositivo seguro

Debes mantener tu dispositivo seguro, con una versión actualizada del antivirus, disminuyendo las posibilidad de que sea hackeado. Asimismo, es recomendable que poseas contraseñas seguras en tus aplicaciones y que tengas un código de desbloqueo personalizado. Además, si te roban el móvil o lo pierdes, debes bloquearlo para evitar que extraigan información de él.

¿Qué hacer si una foto o vídeo se ha hecho público?

Lo primero que debemos hacer cuando se publica contenido privado en redes sociales es asimilar que ha ocurrido, descubrir como ha llegado ahí, y, poner las medidas adecuadas para eliminarlo lo antes posible

El primer paso puede ser el más complicado, al estar nuestra intimidad a disposición de terceros. Debemos comprender que no es culpa nuestra, que le puede pasar a cualquiera e intentar no darle más difusión.

Lo siguiente que debemos hacer es dirigirnos a la persona que ha publicado el contenido sin nuestro permiso, siempre que sepamos quién es y que podamos ponernos en contacto. A continuación, debemos mandar un mensaje a los administradores de la red social o de la página web en cuestión y advertirles que ese contenido se ha publicado sin nuestro consentimiento, para que procedan a eliminarlo y bloquearlo.

Para finalizar, debemos contactar con un abogado y emitir una denuncia ante la policía.

Cerrar menú