7 secretos para lograr un orgasmo femenino definitivo

El orgasmo femenino, un mito para muchos, una leyenda para otros, una realidad para los entendidos. Pero, ¿Qué es realmente el orgasmo femenino?. ¿Existe en absoluto? ¿Existe un único orgasmo femenino? En este artículo hablaremos de uno de los temas más importantes del sexo, el placer femenino, logrado a través del orgasmo de la mujer.

El mundo del orgasmo femenino es complejo, ya que, algunas muejres experimentan el orgasmo de un modo más fácil que otras, a través de la estimulación vaginal, el denominado orgasmo vaginal. Por otro lado, también es posible lograr un orgasmo con la estimulación del clítoris, el orgasmo clitoriano, siendo uno de los más placenteros para la mujer. No obstante, esto no acaba aquí, existiendo también la posibilidad de lograr un orgasmo uterino, o, incluso, un orgasmo mixto o múltiple. Si estás interesado/a en descubrir este fenómeno o simplemente quieres experimentarlo con más frecuencia, tenemos algunos consejos que pueden aumentar sus posibilidades. Pero primero, hablemos un poco sobre la ciencia del orgasmo femenino.

Históricamente, ha habido una gran barrera de conocimiento en la ciencia de los orgasmos femeninos. Cuando los investigadores comenzaron a describir los orgasmos femeninos, los clasificaron como vaginales y clitorianos, dependiendo únicamente de si la estimulación se producía en la vagina o del clítoris. A medida que se desarrolló una mejor comprensión del cuerpo femenino, estos términos quedaron un poco desactualizados.

Hoy en día, sabemos por estudios más completos que el cerebro reacciona de manera diferente según la zona del cuerpo que se estimula. Muchas mujeres sienten diferentes sensaciones dependiendo de si se les estimula la vagina o el clítoris, llegando a experimentar distintos niveles de excitación dependiendo de la zona exacta y la manera usada para la estimulación.

A medida que los científicos continúan explorando lo qué sucede exactamente durante la estimulación de la mujer, llegan a la conclusión de que separar y clasificar únicamente los orgasmos femeninos en vaginales y clitorianos se queda corto. Un estudio reciente publicado en The Journal of Sex and Marital Therapy descubrió que aproximadamente el 37% de las mujeres estadounidenses necesitaban estimulación del clítoris para alcanzar el orgasmo. Este mismo estudio encontró que menos de un 20% de las mujeres llegaba al orgasmo solo a través de la estimulación vaginal.

Por tanto, podemos ver que alcanzar el orgasmo a través de la estimulación vaginal puede resultar complejo, y, puede no ofrecer una vida sexual plena . Para ello, se requiere del uso de información para mejorar de manera satisfactoria la experiencia. El uso de lubricación externa, la utilización de nuevas posiciones y la maximización de la excitación sexual pueden ser estrategias a considerar en este aspecto. A continuación, vamos a mostrar algunos consejos que tal vez desees explorar.

Prueba más juegos previos

Muchas personas subestiman el poder de los juegos previos y de los preliminares durante una relación. Los preliminares son especialmente importantes para alcanzar el orgasmo femenino, porque el cuerpo femenino tarda más en alcanzar el nivel de excitación necesario para tener uno. Al contrario, los hombres tienden a conseguir un grado de excitación mayor en un periodo más corto de tiempo.

Los juegos previos tienen propósitos tanto físicos como emocionales, consiguiendo transmitir una mayor conexión entre las personas. Para ello, se prepara la mente y el cuerpo para el sexo. Las preferencias por los juegos previos varían de una persona a otra, pero el proceso de excitación sexual ayuda a que la vagina produzca lubricación de manera natural, haciendo que el proceso sea más cómodo y atractivo. La lubricación es esencial para tener buen sexo y conseguir orgasmos prolongados, por lo que vale la pena dedicar algo de tiempo a los juegos previos.

Aunque los métodos de juego previo que se puedan utilizar dependen de lo que cada pareja disfrute, los educadores sexuales sugieren los masajes, besos, la masturbación y el contacto físico como mejores muestras .

Agregue algo de estimulación del clítoris durante el sexo vaginal

El clítoris, ubicado en la parte superior de la vagina, justo en el hueso púbico, es una de las partes erógenas más sensibles de la mujer, probablemente representa el punto de excitación más alto que puede conseguir experimentar el sexo femenino. La estimulación del clítoris puede crear una sensación placentera, especialmente cuando te acercas al orgasmo, y, en muchas ocasiones, los hombres no son conscientes de la importancia de este apéndice femenino.

Para aumentar las posibilidades de tener un orgasmo, a menudo se necesita la estimulación directa del clítoris. Esta estimulación puede realizar de diversas formas, ya sea con los dedos o con algún tipo de juguete sexual. El placer femenino es vital para el buen resultado de una relación de pareja, por tanto, la preocupación por la estimulación clitoriana es algo que se debe tener muy en cuenta.

Tener un orgasmo antes del sexo

Uno de los consejos que muchas personas transmiten sobre como alcanzar el orgasmo femenino es la repetición, siendo más fácil de obtener un orgasmo si se ha tenido un orgasmo previamente. Por ello, para profundizar más en las sensaciones y experimentar un coito más placentero, puede ser recomendable obtener un orgasmo antes de la relación sexual.

En otras palabras, una vez que ya has tenido un orgasmo, las posibilidades de lograr otro pueden aumentar, incluso ofreciendo la opción de tener múltiples. Para ello, las recomendaciones que ofrecen los especialistas residen en la utilización de juguetes sexuales especializados, como succionadores de clítoris, vibradores con mando o vibradores de conejito.

Usar lubricante y otros complementos sexuales

Si ya hemos hablado delos juguetes sexuales, también debemos hablar de los complementos sexuales. Uno de los complementos más recomendables para lograr un orgasmo femenino es el lubricante sexual, ya que, agrega humedad, mejora la fricción y hace que la penetración sea más cómoda.

Los cuerpos de algunas personas no producen la suficiente cantidad de lubricación, o, pueden producirla de manera no regular, es decir, mucha lubricación al principio, y, reducirse drásticamente durante el coito. Además, en diferentes momentos, con cambios hormonales relacionados con el ciclo menstrual, la menopausia, durante el embarazo, o, en situaciones de estrés, la lubricación puede ser ineficaz.

Por ello, el uso de lubricante es una adicción a la vida sexual, para lograr mayor placer. Además, algunos modelos de lubricantes cuentan con experiencias de frescor, aromas, o, sensaciones de calor que favorecen la experiencia. Por otro lado, también están los preservativos, que, en la actualidad, ofrecen un sinfín de opciones, con preservativos de sabores, extra-lubricados, sensitivos, etc.

Varia la posición

No existe la mejor posición para conseguir el orgasmo durante el coito, aunque si que existen posiciones donde es más fácil lograr el orgasmo vaginal. Estas posiciones, que proporcionan la cantidad y el tipo de estimulación del clítoris y/o del punto G, situado en el interior de la vagina, ofrecen un mayor disfrute en ambas personas. Aunque las posiciones son diferentes para todos, algunas opciones que se deben valorar son las siguientes:

  • La posición de 4 patas, comúnmente llamado «estilo perrito», permite al pene aplicar presión en el punto G de un modo directo.
  • Las posiciones con la mujer arriba son muy efectivas, dado el ángulo de inclinación del pene.
  • En posiciones en las que la mujer está sentada se logra una penetración profunda y una mayor estimulación del clítoris.

No obstante, dentro del cambio está el placer, por lo que, una de las recomendaciones que más se dan es que se produzcan cambios de posturas durante el acto sexual, no manteniendo siempre la misma posición de los integrantes. Un objeto muy interesante para esto son los dados sexuales, que proponen distintas posturas a los «jugadores».

Comunicación

Sí, diferentes posiciones pueden ofrecer un buen ángulo de penetración, y, los juegos previos pueden ayudar a que tu cuerpo se lubrique mejor, pero, ¿Qué pasa con la comunicación abierta con tu pareja? La comunicación es el motor de cualquier tipo de relación, tanto sexual como emocional, tanto de pareja como familiar o de amistad, ya que se logra un mayor grado de confianza, que deriva en una relación más sana.

La comunicación honesta con su pareja promueve la transparencia y la confianza. Cuando se puede ser una persona abierta en el dormitorio, se comparten las preferencias, pasiones, rechazos y fantasías, y, de este modo, las posibilidades de alcanzar un orgasmo aumentan. Por tanto, se debe intentar hablar para averiguar lo que gusta, y, minimizar al máximo lo que no.

Encuentra el ritmo

Algunas parejas pueden asumir que tienen que imitar el sexo como se muestra en la pornografía. Sin embargo, este tipo de sexo puede causar que la eyaculación ocurra demasiado rápido, o, puede provocar que el propio coito no sea placentero. Se trata de uno de los grandes mitos, ya que, el porno se graba, en muchas ocasiones, con parones, siendo ficción que busca transmitir realidad. Los actores y actrices pornográficos son profesionales que buscan crear una atmósfera de excitación en los espectadores, pero, no necesariamente son «profesores sexuales» que enseñan técnicas para el sexo.

Por tanto, no existe una única forma «correcta» de tener sexo, aunque si es cierto que la mayoría de las personas disfrutan de una combinación de ritmos rápidos y lentos. En general, la clave es seguir experimentando con un montón de técnicas y estilos para descubrir qué funciona mejor para la vida sexual con la otra persona.